lunes, 24 de enero de 2011

Esquizofrenia


"Necesito una llama de cuero" gritaba y se pegaba en la cabeza. Urgido de la necedad de sentir tras la espalda el calor de las cortinas desovadas por la tortuga de sus sueños.

"Una espada, una efigie que me haga temblar hasta la locura y chistar mis labios con la sonrisa de saber que te hago daño".

Se revolcó tras el color de los ojos desorbitados, las manos dolían de verse tan abiertas y moribundas, los huesos, las rodillas y los codos hinchados de estrellarse contra la realidad.

"¡Dame una espada y la funda de la espada para así compartir mi sed y mi odio a los caballos y tus hienas!" bufaba mientras a contraluz un par de alas blancas descendían y con ternura, lo abrazaban.


incitatüs
(enero'11)
imagen: internet

11 comentarios:

  1. Tantos mundos caben en una mente que no podemos entenderlo.
    Por eso los encerramos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy fuerte esta entrada realmente me pareció muy interesante. Y me quedo pensando en tu avance y lo bien que estás escribiendo. Buenísimo, besos

    ResponderEliminar
  3. La fragilidad del ser, ese estado vulnerable de enfrentarse a los dragones/demonios/hechizos que se vienen incrustando como rémoras sobre el alma.

    ResponderEliminar
  4. Incitatus no era el caballo de Calígula?

    Yo siempre admiré a Bucéfalo, el caballo de Alejandro... ;-)

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Quien considera que la locura es una enfermedad es que no conoce sus alas ni su espada.

    Brillante.

    ResponderEliminar
  6. Son muchos los cuerpos que pueden caber en uno solo y los mundos que los habitan.

    Oscuro texto. Me gusta. Me gusta.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Porqué matar al auriga lentamente?, y hacerlo sufrir... no estoy de acuerdo con esta frase... (quien la dijo, el loco de Calígula?). Si el auriga era el esclavo que conducía la biga, en especial de los comandantes militares y era seleccionado cuidadosamente por estar en sus manos la seguridad de su amo. En la época del Imperio cuando estaban en auge las carreras, los aurigas fueron ídolos del pueblo compitiendo en bigas, trigas y cuadrigas. El que de mas respeto y fama gozó(y riqueza acumuló) y en honor al cual se erigió un monumento cerca del circo romano fué Cayo Apuleyo Diocles que compitió durante 24 años. Los aurigas eran buenos y respetados... ;-)

    (P.D.: Perdón por hacer un comentario ajeno al post)

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Toro, Mixha, Palomilla, Yurena: gracias por su visita, como siempre, es un honor.

    Lucrecia Borgia, Desilucionista: sean bienvenidos a ést blog, La Caballeriza de Mármol, gracias por los comentarios.

    La frase: "Mata al auriga lentamente, asegúrate que sufra" se le atribuye a Calígula. Se dice que cuando su caballo de carreras preferido Incitatus perdió su única carrera, dio esa orden con mucho dolor, ya que su orgullo estaba desbordado.
    Gracias Lucrecia por tu acotación, todo comentario aquí es bienvenido, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. quien iba a decir que por un comentario tuyo en un blog al que soy adicta por personales y literarias razones... me iba a encontrar algo tan singular como lo que escribes...
    que bueno que dejaste ese comentario... y asi... te pude encontrar por aqui...

    ResponderEliminar
  10. me encantaría pasearme un rato por tu mente...

    ResponderEliminar
  11. Ésta es tu casa Quimeras. Mi mente también.
    Bienvenida.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra