miércoles, 8 de septiembre de 2010

Tinta sangre


Al mirar la tristeza, la pena mata al dulce amor.
Una gota seca rueda en la memoria, un caricia alejada.
Angustia, pasajera eterna de un vagabundo amor.

Asumriré el dolor del espectro de la sinrazón.
Cargaré los errores y la espera sellada de nuestros pecados.
Me tragaré enteras todas tus lágrimas y con ellas tu dolor.

Un recuerdo, una promesa, un llanto desconsolado.
Los besos y las imagenes y las sonrisas de un mundo diferente.
Las heridas rotas que dejaron las cosas al hacerlas bien.

Una hoja de otoño, un lienzo en tu pecho sediento,
un texto de sangre y sufrimiento del que escribe fallecido.
La historia, un romance eterno; tan eterno como tu amor.


incitatüs
(Septiembre'10)

imagen: internet

4 comentarios:

  1. querido amigo, qué fuerza, tan eterno como tu amor...

    me ha encantado pasar por tu caballeriza

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que se trata de una característica de tu escritura. Cuando se trata de amor, tus versos se llenan de una fuerza arrebatadora.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Tomás y Yurena:

    Gracias a ambos por la visita desde la Madre Patria.

    Un honor tenerlos en ésta, su Caballeriza.

    ResponderEliminar
  4. Es que tus versos siempre son tan adoloridos, tan abiertos y supurantes. Auuuuch.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra