domingo, 13 de enero de 2013

Camino y horizonte

Me detuve un instante en el tiempo, en el punto donde mis ojos se fundieran al horizonte en busca de un motivo. El mismo tiempo que en su regazo abandoné la esperanza me orillaba a intentar la muerte. Un paso y luego otro hacía ese horizonte, un sollozo y una pena que mantuvieran firme mis convicciones.

Caminé hasta que los días se volvieron a mi espalda y con ellos, llegaron las llagas en los pies. Caminé a la luna y también a la lluvia la canté. Vi el nacer de las nubes y también la explosión de sus silencios. Pervertí con mi dolor los senderos que atrevidos, postraban mis pasos.

Es entonces cuando el camino me venció y horizonte de nuevo salió victorioso. Amargo me obligaba a la vuelta sobre los tobillos y yo, hastiado no asentía. Pensé que el buscar la muerte tormentosa era el precio de una vida efímera. Pero lo cierto, es que descubrí que la vida es el precio con que debemos honrar a la muerte.


Incitatus
(Enero'13)
Imagen: internet

10 comentarios:

  1. Quizás si, quizás sea así.
    Un precio que cada vez me apetece menos pagar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ...

    Ese último párrafo me mató, y eso que aún estoy viva...

    Vengo a agradecer tu comentario en mi blog; a decirte también lo irónicas que son las actitudes humanas.
    En estos días, la lacra se regocija en dañar y confabularse con otras twitteras, y amenazan a gente que plagia tuits. Simpática actitud, ¿verdad?
    Ya que ella aconseja en twitter a los plagiados que acusen a los roba tuits para que les caiga la ley encima y les cierren sus cuentas de twitter; me gustaría que blogger le cerrara su cuenta de blog, que está llena de plagios durante años.

    Saludos...

    Mafalda.

    ResponderEliminar
  3. El concepto de la muerte debe acompañarte en cada momento, para comprender el precio de la vida...

    abrazo

    ResponderEliminar
  4. Amargo te obligaba? Y qué hacía Ironía?

    muy bueno, abrazo*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco más de uño y recién veo tu comentario. Lamento haber tardado. Y más porque es el mismo tiempo de no conocer ese error. Era "amargado" supongo hoy a la distancia. tan lejos de ese sendero, tan lejos de esa inspiración.

      Muy amable Silvia, un abrazo.

      Eliminar
  5. Vine y te leí. Soy mujer de imágenes, aunque finalmente me quede con un todo. No quiero entrar en detalles, solo decirte que me gustó haber descubierto un blog más. Me invadió la explosión del silencio en medio de esa búsqueda y ese existencialismo por el que pasamos todos.
    Un gusto haberte leído.
    Te dejo un abrazo desde Colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mujer de imágenes, es un privilegio tu visita y más tus comentarios. Espero te guste éste espacio.
      Recibe un fuerte abrazo desde la Caballeriza de Mármol.

      Eliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra