lunes, 3 de enero de 2011

Guerrero


Caminaba en círculos, buscaba la geometría de su vida.
Tras de sí, una silueta, una espada desenvainada y la mirada de la bruja asesina.
Su pecho recordó el lento y mortífero paso de la sangre cuando es amarga.
Sus brazos erizaron al escuchar la voz que desde el infierno pronunciaba su nombre.

"No te rindas", le susurró al oído con la paciencia de un sepulcro,
"ven y lucha ésta guerra que te he encomendado".
Las armas que en otros campos había dejado, aparecieron de ultratumba.
El sudor, la lágrima y el vaho que impulsaba su amor, le devolvieron su destino.


incitatüs
(enero'11)
imagen: internet

7 comentarios:

  1. El guerrero siempre ha de volver a la batalla. Sea cual sea.

    Un abrazo grande, Alberto.

    ResponderEliminar
  2. El destino que sería forjado en hierro y fuego, sangre y piel.
    El guerrero eleva una plegaria al infinito, mientras el viento refresca su rostro cansado.

    ResponderEliminar
  3. la lucha por su propio destino le da las fuerzas para seguir y tu relato me lleva a recrear y buscar mis prioridades,
    un buen texto...

    aui retomando mis pasos en tus entradas y en tu blog
    que pienso retomar

    besos muchos

    ResponderEliminar
  4. Un guerrero, aunque muerto, no se rinde. Lo demás son penosos niños con espadas.

    Un placer descubrirte.

    ResponderEliminar
  5. Yurena:
    Es la naturaleza del guerrero, supongo.

    Ddominaventi:
    Nunca borraría un comentario, y menos tuyo.

    Palomilla:
    El viento que refresca un rostro cansado, es un gran premio para un combatiente.

    Mixha:
    Me alegra mucho que encuentres esa búsqueda. Un guerrero debe saber sus prioridades.
    Gracias por regresar.

    Desilusionista:
    Toda la razón. no todo mundo entiende el verdadero valor de una batalla.
    Bienvenido a ésta tu casa.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra