sábado, 17 de abril de 2010

Maldita La Hora


Buscó su viejo cuaderno y escribió:
“Maldita sea la hora”.
Y fue a la barra de la cantina y tomó una cerveza.
Furioso, tomó de ella y arrojó la botella al suelo.
Salió llevándose consigo su dolor y melancolía.

Encontró un árbol y en él escribió:
“Maldita sea la hora”.
El árbol recriminó su desasosiego y lo dejo caminar solo.
Arrastró sus pasos y el llanto confundió su rostro maltrecho.
Ahogado en pena, se encaminó en busca de una dignidad perdida.

Llegó a casa y en el espejo del baño escribió:
“Maldita, maldita sea la hora”
Y el reflejo angustioso penetró tajante en su mirada,
Salió de su cuerpo y desde dentro empezó a escaparse.
Un sentimiento putrefacto inundó lentamente su hora maldecida.


incitatüs
(abril'10)
imagen: internet

9 comentarios:

  1. hora maldecida? no será "hora maldita"

    Este texto pinta para más, aún hay mucha rabia que se puede entrever. Me gusta como usa varios espacios para dejar en claro su coraje.

    Saludos ninnio.

    ResponderEliminar
  2. Era maldecida porque él mismo la estaba maldiciendo, aunque no me queda claro si lo dije bien...

    Gracias Faby!

    ResponderEliminar
  3. Cuando el ambiente se torna putrefacto y sombrío, a veces basta con dar un pequeño paso a un lado para salir de la oscuridad y permitir que los rayos de sol nos iluminen.

    Todo depende del cristal con que se mira. ¿Maldición o bendición?

    ResponderEliminar
  4. ...

    ¡Ah! caray.
    Por ahí dicen que no hay que maldecir porque se te pudre el hocico.
    Has cambiado esa definición con este relato.

    Saludetes.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  5. Hará bien en escaparse.
    Si no lo hace la tragedia está asegurada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Quizá si se escapa encuentre su dignidad, aunque sé que a veces se escapa y vuelve cuando le da la gana... :-)
    Me ha gustado mucho, tienes un montón de musas encerradas en una jaula y esondidas en tu habitación, a que sí?

    Muchos besos corazón.

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaaaaaaajaaaaaaaaaaaa!!! A Fabiola sí le agradeces que te corrija y hasta le dices Faby... y a mi me regañas!!!

    ResponderEliminar
  8. Es un texto breve e intenso como encarnizado.
    Estoy de acuerdo con el primer comentario, creo que es un texto que puede alargarse y que daría para mucho más.

    No deja de asombrarme tu versatilidad y la variedad en la temática. Buen trabajo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. cuando uno arrastra el dolor y la melancolía no hay nada mejor que salir volando antes de ...

    un abrazo
    Tomás

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra