miércoles, 31 de marzo de 2010

Indiferencia

Llegaré tarde ésta noche nublada.
Ella, como siempre, la cena la tendrá preparada.
Pondrá velas rojas y las copas de gala.
Servirá sopa y en la radio música suave y calmada.

Iré a la cocina, beberé leche de la botella helada.
Comeré galletas, dejaré la chaqueta abandonada.
En la mesa aventaré las llaves y la cartera acicalada.
En el televisor, el noticiero tendrá la mente ocupada.

Preparará el baño, pondrá lociones de aroma especializada.
La toalla seca junto a las sandalias acurrucadas.
Acomodará la cama, en el buró, la novela rosa aterciopelada.
Esperará mi ducha recostada en la cabecera enamorada.

Acudiré directo a las sábanas, la tina quedará desparramada.
Me quitaré los zapatos, la ropa quedará aletargada.
Tratará de sobarme la espalda o hacer una charla apasionada.
Recogeré las piernas, meteré entre las cobijas y la tendré alejada.

La miraré a los ojos, le diré que la historia ha sido terminada.
Que mi vida encontró una esperanza, que la mantiene ilusionada.
Prepararé la maleta, llenaré de recuerdos y acompañaré a la puerta azotada.
Me despediré de la Soledad, mientras mi alma, felíz, vive revoloteada.



incitatüs
(marzo’10)
imagen: internet

8 comentarios:

  1. Qué bonito sentirse así, enamorado, feliz, con "el alma revoloteada", lleno de esperanza e ilusión.

    Y cito a Milán Kundera en la Insoportable Levedad del Ser:
    "El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien".

    Y dormir con alguien implica amanecer con alguien y compartir tu vida con esa persona.

    ¡En hora buena! A dormir y amanecer... bien acompañado.

    ResponderEliminar
  2. Ella intenta seducirle, pero pronto se da cuenta de que ha perdido terreno.
    Existen espacios que de pronto se llenan sin darnos cuenta.
    Entonces toma sus cosas y se va, humillada a buscar otros espacios vacíos donde habitar.

    ResponderEliminar
  3. Y, a veces sucede. Perdemos el miedo a la felicidad y todo, absolutamente todo, se ve desde otro prisma. Es estupendo, Albert. Me alegro mucho por ti. Por los dos.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Despídela y disfruta de su ausencia.
    Que sea para bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ...

    ¡Vaya pues!, de corazón en corazón, de alma en alma; saltando de cama en cama Así cuentan el tiempo muchas personas.
    Ni en contra ni a favor, sólo soy una más que observa y aprende de las acciones humanas.

    Saludetes.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  6. La soledad, por muy acogedora que parezca por momentos, nunca nunca será comparable con el abrazo de la persona que amas.

    Hacer bien en despedir a la soledad.

    Un gusto pasar y leerte ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola buen blog Felicidades.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Cecilia:

    Dormir, amanecer compartir la vida con alguién. Sí mi corazón revolotea.
    Gracias por seguir éste blog.


    Palomilla:

    Desgraciadamente la Soledad, humillada y todo, siempre encuentra dónde y con quién dormir.
    Un abrazo Fab.


    Yu:

    Sí, perdermos ese miedo y nos queda sólo felicidad.
    Gracias!


    Toro Salvaje:

    Será para bien, estoy seguro.
    Gracias por su visita señor.


    Mafalda:

    No esperaba menos de tí, creo que sé cómo piensas, y me da gusto que lo expreses en éste, tu espacio.
    Saludos y puntos suspensivos.


    Alisma:

    Exacto, muchas gracias, un besote.


    Latin:

    Muchas gracias y bienvenido a éste espacio.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra