viernes, 16 de octubre de 2009

Sueño


Vino y se paró sobre mi rostro. Mis manos eran pequeñas, mis brazos aún más cortos. No lograba quitármela de la cara. Mientras ella sonreía y se divertía, trataba de meter los pies en mis fosas nasales. Molesto, giré sobre mi espalda. Tenía el cuerpo de cartón, similar a una piñata. Traté entonces de volcarme e impulsarme para volar, sin embargo solo rodé. Ella, lo hizo junto a mí y su risita se hizo aún más alegre. Empezó a cantar y grité para callarla; pero solo una melodía salió de mi boca. Ya no encontraba mis brazos y se había desfigurado mi cara. Mientras huía de ella sin alas, sin brazos y sin rostro, el cielo se tornó color marrón, el sol se convirtió en un enorme girasol. A los pétalos les salió su rostro, mientras, ella se burlaba de mí y mi desgracia.


Por fin caí en una hamaca hueca, el aire era ahora tenso y húmedo como el mar. Busqué en mi cuerpo escamas, necesitaba nadar; sin embargo, mi cuerpo seguía siendo de cartón. Empezaba a despedazarme poco a poco cuando desperté de nuevo en mi cama. Abrí los ojos y noté que sudaba un poco. Respiré aliviado y quise levantarme. Sin embargo, ella llegó con sus alas de mariposa y molesta por haberme despertado me dijo: “¿qué parte de esto es un sueño no entendiste?”

incitatüs
(octubre'09)

imagen: internet

5 comentarios:

  1. Me encanta el final, Alberto. La vida puede ser un sueño. Muchas veces depende de nosotros y de nuestros propios límites.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Plasmas chingonamente toda una real experiencia onírica, y lo mejor es que lo haces muy digerible....ahora bien, literariamente es muy rica y hasta celebrable, ojalá que así sea. Si realmente lo soñaste (que no creo), eres sujeto de estudio interesante.
    Soy adicto a los sueños, a los seres alados y a los seres con mentes vivas que rompen limitaciones.
    buen texto el tuyo.

    2046

    ResponderEliminar
  3. ...

    Esta realidad tuya me gusta.
    Cuando se camina en el borde, se experimentan muchas cosas. Los sentidos se desbordan.

    Maravillosas letras.

    PD: En tu post previo. Efectivamente no hay odio en ellas, en tu lectora (yo) tuvo que existir si no, no habría logrado dar el siguiente paso.

    Saludetes y besos volaooosss...

    Y también, puntos suspensivos...muchos por cierto.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  4. Casi todo no entendí, disculpa mi falta de comprensión sólo soy un simple basurero. Suerte.

    ResponderEliminar
  5. Yurena:

    Creeme, la vida es un sueño. Lo interesante sería saber quién está soñándonos, no crees?

    Champy:

    Bienvenido a ésta tu casa. Gracias por tu comentario. Sí, traté de que como dices, fuera lo más digerible. A veces (la mayoría de las veces, por cierto), los sueños no lo son tanto. La verdad es que suelo no soñar, o por lo menos, no recordar si sueño; ese es un don que creo nunca tendré. Saludos y de nueva cuenta, bienvenido.

    Gracias, gracias señorita. Sería fantástico ese andar que mencionas en el borde de ambas realidades. Creo que también sería un don y muy grande. Y sí, sé que en tu comentario anterior te referías a mi lectora (tu). Y me da gusto que hayas dado ese paso tan importante, aunque hay sido el odio el detonante.
    Besos suspensivos y puntos volaos...
    Muchos también.

    Basurero Usurero:

    Bienvenido señor a ésta su Caballeriza de Mármol. Espero pueda en ella encontrar algo de lo mucho que suele buscar. Y no se preocupe, a veces yo tampoco entiendo casi todo de lo que sueño y escribo.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra