sábado, 19 de septiembre de 2009

Ella


Ella se fue,
y con ella se llevó el aroma azul de su cabello húmedo
y aquellas manos pequeñas de uñas afiladas
y los ojos negros de un amor puro y hermoso
y…

Ella me dejó,
y con eso dejó las cartas rosas que nunca le entregué
y los cuentos fantásticos de hadas y duendes mágicos
y las historias de héroes y amores imposibles
y…

Ella me olvidó,
y conmigo olvidó las caminatas nocturnas acompañadas de lunas
y las canciones llenas de dulzura al compás de melodías bellas
y la risa de alegría infinita que iluminaban cada uno de nuestros días
y…

Ella encontró un nuevo camino,
y con él encontró nuevas esperanzas para su amor inagotable
y comparte los sueños y las emociones de un sendero prometedor
y emprende con firmeza cada paso hacía una meta mejor
y…

Ella ya no está más en mi vida
y aunque el espacio hueco que deja a mi costado duele
y las cosas que llenaba de alegría con su sola presencia
sé que, donde esté y con quien éste,
está iluminando su vida como sólo ella sabe.

Y eso,
y sólo eso,
me hace el más feliz de todos.



Alberto Rivera
Incitatüs
(septiembre'09)

imagen: internet

10 comentarios:

  1. Amar es también saber renunciar. Un hermoso texto, Alberto. Con un aplomo que sólo se consigue tras una observación madura y decidida.
    Me encanta la nueva fotografía que encabeza la caballeriza.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  2. La importancia de saber renunciar con el corazón libre de egoísmo.

    En especial porque siempre permanecerá el suave y agridulce dolor de lo que fue y pudo llegar a ser.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho este texto, un cambio radical en tu estilo, generalmente adusto, cruel, terrible.
    Ahora se ha suavizado, sigue siendo un golpe amargo, sigue teniendo ese dejo de nostalgia, pero el lenguaje que utilizas en este texto me gusta.
    Saludines

    ResponderEliminar
  4. es triste saberse ninguneado, peroser feliz???? uff,qué fuerza tienes,
    gracias amigo

    ResponderEliminar
  5. Precioso, impactante, me ha dejado con la piel de gallina. FELICIDADES.

    Supongo que la mayoría nos hemos sentido a veces de ésa manera, pero cuando se ama de verdad, se llega al extremo de aprender a no tener a ésa persona, sólo para que ella sea feliz.

    Muy, muy bonito.

    Un fuerte abrazo amigo.

    Núria.

    ResponderEliminar
  6. Auténtico amor.
    En estado puro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ...

    La línea amor-odio se ha pisado.
    ¿Qué sigue después del odio?

    Mmm, interesante...

    Mafalda

    ResponderEliminar
  8. Los humanos jamás estaremos preparados ni formados en carencias.
    El dolor de la ausencia amada, así lo prueba.

    Un hermoso poema.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Yurena:

    No sé que sea más difícil, el amar y que no esté o la renuncia. Sin embargo, creo que la segunda es, como dices, más madura. Aún así es dolorosa.
    Gracias guapa por la siempre fiel visita.

    Alisma:

    No pude haberlo dicho mejor. Con eso expresas todo.
    Gracias. Un saludo.

    Palomilla:

    ¿Me dijiste adusto, cruel y terrible? Creo que a veces uno mismo no sabe la impresión que da a los demás. Pero me encanta que lo digas. Voy a imprimirlo! jejeje
    Gracias como siempre Fab!

    Tomás:

    Bienvenido de nuevo a tu casa. Bueno, tal vez lo que quise expresar es esa triste aceptación de la renuncia y encontrar en ella esa felicidad. O sea, encontrar la felicidad en la tristeza. Uff, sí, es un poco difícil, ¿no?.
    Gracias maestro por tu visita. Ya iré al Hotel Otoño-Primavera de nuevo.

    Kuny:

    Me da mucho gusto que haya provocado el texto esa reacción en tí. ¿Sabes?, realmente es una carta que llevé esa misma noche a la persona que me lo inspiró. Manejé casi a 160 kph y justo a la media noche lo dejé bajo la puerta de su casa el día que empezaba su cumpleaños. Sólo a eso fuí y regresé en seguida. Todo ésto lo hice en dos horas. No estaba deprimido, al contrario, me sentía muy bien. Es lo menos que puedo hacer por alguien tan importante en mi vida. Ella me llamó para agradecerme la mañana siguiente. No miento cuando digo que a pesar del vacío, me siento feliz.
    Gracias Núria, muy lindo nombre. Un abrazo.

    Toro Salvaje:

    Sí, eso es precisamente lo que siento. Y a eso quisiera hacerle un altar.
    Gracias!

    Mafalda:

    ¿Dónde viste el odio amiga?
    Jejeje, no, aquí no nos visitó. Por lo menos no esa noche.
    Gracias Dama de los Puntos Suspensivos. Un beso.

    SeaSirens:

    Uyyy! No sé que decirte. Creo que tienes razón. Dicen que la costumbre es más fuerte que el amor. Pero también dicen que el olvido es más difícil. ¿Dónde metemos la resignación?
    Gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Wow! ¿De verdad fuiste sólo a dejar la carta y ni siquiera tocaste a su puerta? Qué lindo detalle, la verdad...

    Las historias detrás de los textos, algunas veces, son mucho mejores (o como alguien me dijera: "Una vez más, la realidad supera a la fantasía").

    Saludos ;)

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra