lunes, 3 de agosto de 2009

Sol, en la memoria que se va


Dedicarte deseos mal sanos, buscando los instantes de la paz muerta.
Cierras los pasos para anclar a tu voz al miedo de mi nombre extraño.
Cedes a la derrota que traiciona cada uno de mis recuerdos mudos
y navegas en el mismo espacio que el Creador encuentra en el Infierno.

Alucinaste ante aquella argolla que encierra en un puño todos los mares,
y te decepcionaste por apostar a las sombras del cansancio.
No hallaste la frontera entre tus dibujos y tus sueños silentes de placer.
Y vuelves a donde perteneces para añorar tus dedos enmarañados de restos.


incitatüs
(agosto'09)

imagen: internet

5 comentarios:

  1. Entonces me detengo varias veces a paladear tus palabras. Con la idea de haber estallado más de una vez en gritos silenciados por la distancia.
    Ahí es donde pertenezco, te pertenezco.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Alberto, últimamente te veo transmutando, siendo más tú. Creo que ya has encontrado un estilo muy personal. Me gustan, sobre todo, los últimos textos. Creo (tal vez me equivoque y si es así, corrígeme) que hay mucho de ti en ellos.
    Ya sabes lo que me gusta lo que haces.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Bellas palabras. Me gustó leerte, como siempre, varias veces son necesarias para captar toda la intensidad que sólo tú sabes transmitir.
    Un besazo enorme, seguimos leyéndonos!

    ResponderEliminar
  4. Palomilla:

    Gracias por tus palabras enmarañadas de letras y tu siempre fiel visita. Un beso.

    Yurena:

    Sí, en la busqueda de identidad se encuentran muchos caminos. Lo importante es no perderse. Gracias, a mí también me encanta La Inspitación que emana de tus letras. Un abrazo grande también.

    Kuny:

    Gracias, las palabras son esa mágia que todos tenemos y que debemos aprender a usar. Un besazo también.

    ResponderEliminar
  5. "Y vuelves a donde perteneces"... en eso se resume todo, en pertenecer... a algo, a alguien o a algún lugar.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra