miércoles, 12 de agosto de 2009

Adiós licenciada


Subí de nuevo a la dos cero siete por mis cosas. Le confirmé a mis compañeros que estaba libre, por lo que pude ver que les dio gusto a la mayoría, sobretodo a Marcos y Celestino. Me despedí de Fernando Gonzaga y Marcelo González, quienes sólo me desearon suerte, de Julio Cesar Abasolo, que saldría en unos días más, y después de José Celestino: “suerte güero, que te vaya bien”. Por último de Marcos Sánchez, quien me miró muy triste, habíamos quedado en que en cuanto saliéramos no volveríamos a vernos para no crear más sospechas. “Que Dios te Bendiga Alberto, y discúlpame otra vez, yo no sabía que esto pasaría pero que bueno que ya pasó, por lo menos para ti.” “No te preocupes, ya saldrás también tu, ya verás”, y dándonos un fuerte abrazo salí de la habitación 207. Al salir, sentí que nadie iba a despedirme de las otra habitaciones. No era tan popular como el “Delicioso” o como Juan Manuel Cavazos, sin embargo, de una de las habitaciones de las mujeres empezaron a gritarme: “¡Suerte güero, que Diosito te Bendiga!” a lo que de inmediato noté que toda la gente del piso se asomaba a sus puertas y me veía. Se asomó incluso la licenciada Raquenel Villanueva y al observarla me sonrió en señal de buena vibra. Alcancé a decirle: “Adiós licenciada”. Su compañero, que estaba frente a su cuarto me pregunto: “¿Saliste en tus noventa días?”, “no, antes”, “entonces te vas consignado”, “¡no, libre!” casi le grité.




Tomado de la serie "El Arraigo" (parte X)

En memoria de la licenciada Silvia Raquenel Villanueva, asesinada.

3 comentarios:

  1. No había leído la serie y no conocía todos los detalles del asesinato hasta que leí tu artículo en la caballeriza de barro. Yo también tengo sentimientos encontrados, y, como te dije, pienso que cada cosa tiene su nombre.
    Otro abrazo, Alberto.
    A ver si coincidimos y me cuentas más.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Gracias por la visita, misma que correspondo ahora. Me jaló muchísimo este texto, tanto, que en cuanto regrese de la calle (ni modo, a veces hay que salir y dejar sola a la pobre compu) me echo las nueve partes previas (me tocó en plan flashback estilo pulp fiction, je).
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra