domingo, 21 de diciembre de 2008

Reencarnación

Me miro en el espejo y trato de reconocerme. Soy joven, ojos azules y cabello rubio. Llevo puesta una especie de bata blanca y una cofia del mismo color. El ambiente se torna gélido, un rayo de luz se asoma por entre las nubes y penetra por el enorme ventanal del vestíbulo central. Me encuentro en Basilea, Suiza, es el año 1889. Recién llegué de Viena y es mi primer día como enfermera en ésta clínica para enfermos mentales.

De repente, algo interrumpe mi concentración. Escucho algunos alegatos entre el personal médico y algunas personas. El Director General trata de hablar con una mujer a quien llama Elizabeth. Ella lo ignora y con ayuda de otras personas veo que trata de llevarse a un interno. Me acerco tratando de saber que es lo que sucede. Ella insiste en que se llevará a su hermano a quien nombra Federico. El médico, le explica que éste aún no está dado de alta.

Sin importarle lo que el Director dice y con ayuda de otras personas sube a su hermano a una silla de ruedas. Veo por fin al enfermo pero no logro reconocerlo. Cabello y barba abundante, ojos desquiciados y una ansiedad extraordinaria enmarcan un rostro agresivo, prepotente. Mientras lo llevan a un auto, hacen una pausa, Federico me mira y eufórico logra gritar con una voz estremecedora: “¡Yo soy el Superhombre!, ¡soy el principio y fin de todas las cosas!”. Se hace un silencio en toda la clínica que se vuelve sepulcral.

Asustada cedo el paso, y veo como se alejan poco a poco. El Director, con un dejo de tristeza se posa junto a mí y los observa también. Acaricia su barba tratando de buscar una explicación a lo sucedido. Intrigada y aún con la potente voz del enfermo entre mis sienes, le pregunto de quien se trata.

-¿No lo escuchaste? Él es el Superhombre.


incitatüs
(diciembre'08)

Ejercicio 8
Viernes de Taller
http://lorenasanmillan.wordpress.com/

imagen: internet

11 comentarios:

  1. Interesante tu ejercicio, Alberto. Partes de un inicio contundente, revelador, la reencarnación y en medio del desconcierto, aparece la figura de Nietzsche. Muy interesante. Siempre he sentido fascinación por las teorías de Nietzsche, aunque estoy de acuerdo en algunos de sus planteamientos.
    Muy buen relato. Un abrazo grande y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Nietzsche, ese hombre, de ideas contundentes, el Zaratustra, el que decía:
    Ya me cuidaré de decir lo que pienso de esa araña de Kant.

    ResponderEliminar
  3. Hola, siempre me a gustado tu narrativa salvo pocas excepciones (jajaja), tienes un tono ironico en algunas ocasiones, como en el comentario que colocaste en el blog de la Fer,
    besos
    y abrazos navideños

    ResponderEliminar
  4. Conocer la cara de la locura, de la mente sin tiempo o estructura.

    Estoy tan cerca y tengo miedo.

    Aùn me falta mucho por leer.

    Te deseo lo mejor en estas fechas.

    TQM.

    ResponderEliminar
  5. Muy pero que muy interesante.

    Gracias por la invitación.


    Felices fiestas llenas de magia y poesía!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tantas lecturas interesantes. Nos seguimos viendo en el monitor.

    Un abrazo para esa nariz roja, y un poco de magia de mis lapices para esta caballeriza.

    ResponderEliminar
  7. Mi buen Incitatüs, va un abrazo igualmente afectuoso para tí. Gracias por tu presencia constante en tierras brunofereñas. Esta caballeriza representa, para este lector de vuesa merced, una ínsula de gratificantes palabras. Sigue avante, y, como dijera Mina, no dejes de soñar...

    ResponderEliminar
  8. Interesante relato Incitatus, hay teorías nitchianas muy alucinantes y otras muy antimujer que no comparto, pero definitivamente él marco un hito en el pensamiento del siglo XIX, y tú relato ficcional es muy bueno,

    FEliz navidad que la pases muy bien, un abrazote fuerte

    ResponderEliminar
  9. ...

    ¡Feliz nuevo año y único 2009!

    Un fuerte abrazo para ti. Aquí continuaré visitando tu cueva.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  10. Señoritas, Maestro:

    Gracias por su visita a ésta Cabelleriza de Mármol durante el año que partió.
    Son cada uno de ustedes el motivo principal para seguir adelante en ésta aventura en la que me complace compartir con ustedes.

    Espero que el Año que ahora arriva sigan visitándola, y creánme, yo haré lo mismo en sus espacios.

    Gracias, y Feliz 2009.

    ResponderEliminar
  11. Feliz Año y que sea un nuevo año de renovaciones. Vos tienes las palabras para crear historias en este espacio tan creativo, un saludo amistoso.

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra