martes, 11 de noviembre de 2008

Durmientes

No señor fiscal,
ellos no están muertos, solo están dormidos.

Y a pesar de todo lo que usted pueda decirme,
debe saber que les hice un favor.
Usted no sabe lo que es despertar cada día,
mirar a nuestros hijos con la carne partida y los huesos rotos.

No sabe lo que es andar entre la podredumbre,
entre calles llenas de mierda y salpicadas de pus.
Entre almas carentes de vida,
y muertos que caminan sin esperanza.

No señor fiscal,
ellos no están muertos, solo están dormidos.

Usted no sabe lo que es la incertidumbre del nuevo día.
El esperarlo y saber que seguramente será peor que el anterior,
aguardar desde el cielo la señal de los predicadores de la fe,
y añorar aqullas tardes donde la lluvia cobijaba nuestros campos.

Usted no sabe lo que es mirar a los ojos de los fuereños,
ver que les dábamos asco y vomitaban nuestras sombras;
saber que nos espera dentro del cementerio un espacio cada vez más cercano,
y sembrar en la nada la lucha inútil de un mejor mañana.

No señor fiscal,
ellos no están muertos, solo están dormidos.

No teníamos que esperar a que los blancos llegaran a salvarnos,
que vinieran a llenarnos de polvos y ungüentos extraños.
No teníamos que esperar a que los verdes llegaran a asesinarnos,
para derrumbar nuestras casas llenas de sangre y nuestros sueños llenos de tristeza.

No señor fiscal,
ellos no están muertos, solo están dormidos.
al agua sólo agregué un poco de nuestros propios sueños,
un poco de la tranquilidad arrebatada y una eternidad mejor.

Señor fiscal:
éste no es el pueblo de los muertos que respiran pobreza,
éste es el pueblo de la paz eterna,
el pueblo de los que todos duermen,
y como tal,
algún día,
despertarán.

incitatüs
(noviembre’08)

Ejercicio 2
Viernes de Taller
http://lorenasanmillan.wordpress.com/

imagen: internet

11 comentarios:

  1. La neta mi estimado, tardé mucho en contestar por que me duele tu post...en el veo el rostro de tantas personas amadas que duermen, que emigran, que penan.
    No tengo nada más que decir.

    ResponderEliminar
  2. ...

    Es demasiado atrayente dejar de sufrir.

    Este tipo de pesar, es un dolor que por lo menos, yo, no deseo experimentar. Estar en tu país, donde miraste por primera vez la luz del sol. Con los olores y los paisajes, que hacen de una persona, una identidad.
    Y que de pronto un día, lleguen y te invadan, intenten cambiar tu mente, tus costumbres, tus dioses.
    De un día a otro, eres tratado como basura en tu propia tierra.

    ...sí, así es,no podría criticar esa "solución". No tendría fuerzas para castigar al castigado. Y mucho menos ser juez y parte.

    Un saludo.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  3. Hola Alberto...

    Planteas un tema muy duro en un texto lleno de dolor y realidad, pero de manera muy atractiva.
    El discurso posee la cadencia poética necesaria. No dejas indiferente a nadie.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mucha fuerza con un tema entre social y vital; donde hay odios, rencores y amor... Este texto es luchador y te empuja a la reflexión.
    Además usaste una técnica similar a la letrilla, retomando las fuentes del siglo de oro español . Me gustó como plasteaste el poema y las imágnes muy sensitivas, un beso

    ResponderEliminar
  5. Me gustó este poema tiene fuerza, se nota che que estás enomorado, un gusto leerte
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Palomilla:

    Es bueno el emigrar, para no sufrir en casa las penas.
    Es peor quedarse entre las ruinas propias y no hacer nada.

    Por cierto, a mí también me dolió.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Mafalda:

    Sí, ese deseo de parar de sufrir es muy atrayente, te invita incluso a pensar en cosas llenas de fe.

    Lo malo no es verlo, es saber que está en tu propia tierra, en tu casa, en tu sangre.

    Saludos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  8. Hola Yurena:

    Pues muchas gracias, es un ejercicio que me costó algo de trabajo.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Mixha:

    Muchas gracias por tu visita.
    Siempre existiran letras y sobrarán espacios para describir lo social y lo vital. Mientras el hombre siga siendo hombre. Tu sabes, cosas de humanidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Esteban...

    Qué te digo hermano?, gracias...! creo...

    ResponderEliminar
  11. Hola, me tarde pero encontré de que se trataba el ejercicio, quizás debieras poner al final de que se trata el ejercicio.
    Creo que es bueno, alguno errores de dedo pero nada más. Aunque una pregunta ¿no te haz quedado atorado en el tema de los delitos y la seudo justicia?, a proposito de tu serie El arraido y esta, en fin, es sólo una acotación personal.

    Ahora, tu personaje intenta justificarse y decir que existe una realidad paralela para establecer que sus acciones no son un delito, pero entre líneas se lee, que en su opinión, para ella es mejor que esten muertos vista el grado de desgracia en que vivian.
    Besos

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra