domingo, 3 de agosto de 2008

Uñas


Me recargué en la silla y entrelazé mis dedos tras la nuca mientras me estiraba. Giré un poco la cabeza y observé por el monitor que entrabas.
No me levanté en seguida, Ale o Edith seguro te atenderían. Sin enbargo, tu silueta sensual hizo irremediable buscar tu rostro.
Al no poder encontrarlo, me levanté. Rápidamente me acerqué al mostrador para atenderte antes de que ellas lo hicieran. Llegué y en un tono de Don Juan te saludé amablemente.
- Hola, buenas noches, ¿en qué puedo ayudarte?.- No contestaste. Tenías la cabeza agachada, como buscando algo en las vitrinas. Observé tu cabello corto y negro que ocultaba tu frente. Tu perfil me indicaba una nariz pequeña pero perfecta, y tu cuello blanco, desnudo, dejaba ver un lunar que incitaba a besarlo.
Entonces volteaste y tus ojos fueron directo a los mios. Ojos claros de color café. Cejas delgadas, pestañas largas naturales. Un nuevo lunar junto a unos labios rosados que invitaban a besarlos. Una expresión muy serena.
- Dame unos preservativos Sico Rojos.- por fin dijiste sin quitar la mirada de la mía.- Y tambien un gel lubricante.- Mi rostro cambió repentinamente de expresión; mi respiración se volvió confusa, mis manos temblaron. Busqué lo que pedías y al pasarlo por el escáner te miré y seguías observándome.
- Son ciento diez pesos.- dije apenas audiblemente. Fué entonces que esbozaste una leve sonrisa, sabías que me tenías en tus manos. Me pagaste y sin dejar de mirarme, rasguñaste lentamente mi mano con tus uñas largas y delgadas.
-Gracias.- sonreíste de nuevo, volteaste y caminaste hacia la calle, segura de tí misma, con el triunfo en tus manos y llevándote la poca dignidad que me quedaba.


incitatüs
(agosto'08)
imagen: internet

6 comentarios:

  1. JAJAJAJA
    Me encantó tu narración pero porque ninguno de tus personajes se arriesga del todo, tambien en el otro relato del antro, el chavo no mas ve como se le va el amor con el amigo mientras él regresa a casa y recuerda lo sucedido.
    Sr escritor haga que sus personajes se arriesgen mas, es mi opinión personal.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Uh, que tal con el relato... Se escurrió de las manos la ninia con todo y las promesas de una noche desenfrenada.

    ResponderEliminar
  3. No entiendo por que se llevo la dignidad del chavo.

    ¿Serà que la perdiò por no atreverse?

    Por otro lado buena elecciòn de accesorios de ella.

    La foto me gustò.

    Este texto me deja un rastro de frustraciòn y la contemplaciòn de la vida sin vivir.

    Saludos.

    Buen dìa.

    ResponderEliminar
  4. Angélica:

    Me gustaría mucho que mi personaje tuviera más suerte, pero vaya! tendría que crearlo...
    Tanto el del antro como el de la farmacia no son ficticios...

    ResponderEliminar
  5. Palomilla:

    Se escurrió de las manos, pero dejó una huella...

    ResponderEliminar
  6. Cuatroletras:

    Supongo que al chavo con aire fanfarrón, no le quedaba mucha dignidad después de ser vapuleado y rasguñado por una damicela así.
    Ay!, todavía me acuerdo...

    (Digo, el chavo se acuerda...)

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra