domingo, 22 de junio de 2008

Dolor y Hartazgo

Los espasmos dolorosos golpean negros los cuerpos,
de la sangre podrida ya habita nuestras moradas,
donde los espejos y sordas ranas se ahogan en su pus,
desenvueltos y roidos con niños que muertos nacieron.

Y es entre cavernas de odio espeso y arrebatado,
el santo que a látigos mata y deja sus aposentos,
con la brisa de fuego apareciendo en los sentidos,
de sin sabores, que amargos años ha bebido.

La enramada sangra y atravieza rauda los campos,
duerme con sollozos a la siesta del eterno a tiempo,
sí, hay cosas peores que la espera agónica de la vida,
pero que, como siempre, ésta no escucha lamentaciones.


¡nc¡tatüs
(junio'08)

imagen: internet

16 comentarios:

  1. Déjame digerir el texto y luego te comento, es que todavía padezco hartazgo ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. Hablaba de eso con Palomilla ayer, deja que neutralice mi animo.!!!

    Ahora me siento el anticristo.

    bye

    ResponderEliminar
  3. si es que este texto es particularmente triste, depresivo, tortuoso.
    "hay cosas peores que la espera agónica de la vida"
    Definitivamente de acuerdo, la espera de una vida que esta condenada a terminar.

    ResponderEliminar
  4. Palomilla:

    He encontrado al hartazgo como una sombra de nuestra cotidianeidad.
    Sabremos reconocerlo?

    ResponderEliminar
  5. Señorita Anticristo:

    Me espero, y como dicen los de Oceánica: Ánimo!

    ResponderEliminar
  6. El hartazgo como sombra de lo cotidiano. Sabemos que está ahí, pero no sabemos reconocer que se proyecta a partir de la representación de lo somos. Sólo la noche cubre con su manto las sombras de lo cotidiano; sólo el desvelo me alivia el dolor de hartazgo.

    ResponderEliminar
  7. difícil cuestión, un manto puede cubrirte para darte calor o para darte sepultura, ahora las preferencias de cada cual pues ...

    ResponderEliminar
  8. ........

    Esperar la muerte en un lecho de moribundo, es mucho peor que el mismo hartazgo, tal vez peor que la espera agónica de la vida. La enramada nos enredará a todos algún día...
    ¿será mucho pedir que me avise para que, tomados de la mano salvemos las distancias y duela menos?

    Un saludo.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  9. Brunof:

    Cierto, es necesario reconocerlo para llegar lo menos hartos a esa cotidianeidad.
    Las sombras de la noche hacen bien su trabajo.

    Gracias por su visita.

    ResponderEliminar
  10. Tomás:

    A veces los mantos que nos tapan nos merecen la sepultura igual.
    Pero lo que necesita nuestro hartazgo está por encima.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  11. Mafalda:

    Eso mismo se pregunta uno, ¿porqué no se podrá saber con tiempo para no sufrir ese dolor?
    Pero esa es la escencia misma del dolor.

    Gracias y un saludo tambien.

    ResponderEliminar
  12. el dolor se da por naturaleza pero es tan necesaria como la flagelacion del ser humano ya que de esa manera se disfruta lo real de la vida, y el hartazgo solo es la tortura de la desolacion la cual nos confunde y nos hace voltera hacia lo depresivo de la vida......

    ResponderEliminar
  13. Arthur:

    Cierto, el dolor a veces ahoga,
    pero sin él no sabríamos tampoco del gozo.
    El hartazgo siempre causará ese sentimiento insano.

    Gracias por tu visita, bienvenido...

    ResponderEliminar
  14. con tanto dolor y hartazgo te dejo una invitación a la fiesta que he montado en el hotel porque te he dejado un regalito en mi hotel del alma, cuando puedas puedes venir a recogerlo, espero que sea de tu agrado, hay una super gala montada, música, barra libre etc. Y no te preocupes por llegar tarde, esto es para largo, jejjeje

    Salu2

    ResponderEliminar
  15. Tomás, Verónica:

    Muchas Gracias por la invitación y por la fiesta. Tanía rato que no sacaba mi traje de pingüino.

    Gracias a ambos...

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra