miércoles, 18 de junio de 2008

El Sentir del Agua que se Ahoga en Llanto


El sentir del agua que se ahoga en llanto,
en la penumbra de la cosecha nunca dada.

La vida y el laberinto abarcan cada gota,
las gotas de su último sudor,
de la última saliva,
de lo nunca pronunciado.

Venías y arrastrabas tus pasos,
las rodillas y los músculos acatan una nueva costumbre,
la mirada está puesta sobre el horizonte,
el corazón en el más allá.

Y las plegarias rotas en la cima de un cuerpo húmedo,
rotas y mojadas por el calor del éxtasis.
En la oración y el viaje tan largo y desgastado hacia la eternidad.

El naufragio distante es siempre insano, es indecoroso.
Donde cada metro y cada segundo son infinitos para la libertad.

Ahora sabes que la esperanza muere al último,
y sabes que la muerte existe.
y que la muerte siempre saldrá vencedora.
El agitado porvenir aún está lejano.

La sangre ya no llama.
No escucha.
La vieja costumbre de no saber ganar.


¡nc¡tatüs
(junio'01)
imagen: internet

5 comentarios:

  1. El agua se ahoga en llanto y éste se oculta bajo la lluvia. Por que el camino esta desolado y a pesar de la lluvia y de las lágrimas derramadas todo, absolutamente todo sigue seco.

    ResponderEliminar
  2. Me llevas, la música de tus palabras me tiene en un vaivén de emociones.

    Lo mejor de la lluvia es que puede ocultar las lágrimas.

    “Y las plegarias rotas en la cima de un cuerpo húmedo,
    rotas y mojadas por el calor del éxtasis”

    El éxtasis nos permite el sueño de lo posible, de la vida que se cuenta por instantes.

    No me perdono haberme alejado tanto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Palimilla:

    Dicen y dicen bien que el agua se lleva todo.
    Pero lo realmente importante siempre queda, y casi siempre queda seco.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  4. Cuatroletras:

    Gracias por tu comentario.
    Es importante para mí el saber que es lo que sentiste.
    Tienes razón, lo mejor de la lluvia es que oculta las lágrimas.
    No hay nada como esos días llenos de melancolía, lágrimas y lluvia.

    Gracias por tu visita, y ya no me abandones tanto.

    ResponderEliminar
  5. pues razón tienes, lo malo no es perder sino soportar la humillación

    un abrazo

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra