domingo, 27 de enero de 2008

Cayendo en obscuro pozo


Cayendo en obscuro pozo,
repleto de agujas que lastiman los ojos.
Sentir el aire que no es caliente entre mis sienes.
Cada metro que caigo vivo más.
Los gusanos esperan y la sangre se pudre.
Los huesos se llenan de musgo.

La risa del pozo es profunda, es obscura;
me traga, me erupta, me ama.
Mi cara inexpresiva sólo asienta lo que será su triste final.

Los sonidos ya no existen,
ya no lloran, no ríen;
no tienen que hacerlo.
La música y el viento envejecieron, murieron.
No llegué a ellos.

La saliva y el canto.
El alma y el karma.
La vida que ya no es.
No fue culpa mía ni tuya ni de Dios.
El final es triste pero justo.
Es necesario.
Es bienvenido.

No hay más que lágrimas
y todos los besos que no me diste.
Los necesité.
Los merecía.
Ahora ya es tarde.
Son sal.
Son mar y río
Son el humo de un cigarrillo,
de un cigarrillo tuyo.

El dolor es mi amigo.
Es mi cómplice.
Es mío y yo de él.
No le debo ni me debe;
viajamos en el mismo tren.

Ya es hora, debo irme.
¿O debes hacerlo tú?
No sé dónde estoy.
No sé si estoy.
Sólo sé que aquí no es mi lugar.

Otra vez tu luz, tu mirada,
y ese ser enfurecido que me domina.


Inc¡tatüs
(Marzo '97)
imagen: internet

2 comentarios:

  1. Una vez escribì algo que se parece mucho a "cayendo en obscuro pozo", y el leerlo me lo recordò!!!
    Es una especie de inspiraciòn lùgubre que al fin de cuentas no deja de ser sentimiento, el reflejo de nuestras emociones, son algo màs que alegrìa o tristeza...Me gustas

    ResponderEliminar
  2. Gracias, sabes que si quieres compartir algo, es bienvenido tambien...

    ResponderEliminar

Mata al Auriga Lentamente, Asegúrate que Sufra